Aunque originalmente me llamo Antonio Vivancos, un día en el patio un amigo decidió llamarme Cuky, como las galletas. Todavía no sé por qué lo hizo pero me marcó para siempre, tanto que mi marca para todo lo que hago en esto del diseño siempre ha girado en torno a las galletas.

Comencé mi carrera profesional en Cádiz como informático, porque nadie ni yo mismo se dió cuenta que lo mio era lo gráfico y eso que no paraba de replicar portadas de discos, de dibujar logos o de pintar camisetas. Después de montar con unos amigos en 2002 Matmata, una guía de ocio donde me encargaba de todo el diseño, abandoné mi trabajo seguro en el Corte Inglés como operador informático y me dediqué por completo a la revista, y por supuesto a aprender mil cosas más porque ser autodidacta no es nada fácil. Después de esta intensa experiencia me trasladé a Granada en 2003, donde trabajé como diseñador en una agencia de publicidad y varias consultoras de marketing, centradas en creación de marcas, editorial y marketing inmobiliario.

Tras 5 años e infinitas tapas, me trasladé a Barcelona donde lo primero que hice fue buscar una escuela para asentar todo lo aprendido y afianzar la base de todo lo que hacía. Al poco tiempo comencé a trabajar como director de arte junior en una agencia al mismo tiempo que estudiaba diseño por las noches en la escuela Bau y más tarde, dirección de arte en la escuela de creativos Complot. A finales de 2011 salí de la agencia y me dediqué a varios proyectos personales que tenía en el tintero, como una tirada limitada de botellas de vino y una tienda online de camisetas, aparte de varios proyectos profesionales.

Y es a partir de 2014 cuando me establecí definitivamente como freelance, bajo el nombre de Sr. Cookie Design, trabajando con clientes propios y como proveedor de varias agencias de publicidad y digitales. Podéis ver todos los detalles de mi curriculum en www.antoniovivancos.com