Nuestro querido amigo ha estado también en las Olimpiadas de Londres, donde parece que no pero también se reparte alguna que otra galleta, y allí estaba él dándolo todo, un monstruo olímpico. Trikis, altius, fortius.